FIGURAS DESTACADAS DEL SEMINARIO

Una persona destacada es la que sobresale por una virtud en alguna dimensión específica, pero ojo, pues el virtuoso debe poner más atención en el peligro del hacerse auto referencia.

Por la casa del Seminario Diocesano de León, han pasado más de 1300 sacerdotes en los más de 150 años de su historia, ¡imagina todos los logros! Dirá una canción atribuida a San Francisco de Asís: si quieres construir un sueño, constrúyelo despacio, comienza sencillo, un fin elevado, en Dios todos son buenos resultados…piedra a piedra…constrúyelo despacio. Nadie nace sabiendo, y todos podemos paso a paso ser mejores, y tú ¿ya pusiste la primera piedra de tu fin elevado?

A continuación algunos de los que llegaron a un fin elevado por el servicio a Dios, a través de las personas: Los elevados a los Altares.

San José María Yermo y Parres: Sacerdote diocesano ordenado el 24 de agosto de 1879 en la Catedral Basílica de la Madre Santísima de la Luz en León, Gto. Dedicado con gran afecto al servicio de los pobres, fue alumno y profesor del Seminario. Canonizado por el Papa Juan Pablo II el 21 de mayo del 2000.

Beato Pbro. José Trinidad Rangel: Alumno del Seminario de León ordenado el 20 de abril de 1919. Destacando siempre por la caridad y humildad. Entrega su vida junto a un laico y un claretiano siendo fusilados por las fuerzas gubernamentales el 27 de abril de 1927. Son conocidos como los  “Mártires de San Joaquín”.

         El movimiento cristero, que se ha buscado borrar de los libros de historia, dio muchos Mártires más, otros fueron: P. Ángel y Agustín Martínez Razo, uno sacerdote y el otro su hermano minorista, mártires de Pueblo Nuevo, Gto., el P. Martín Lawers, asesinado en Irapuato, y otros más como el P. Pedro Razo, P. E. Contreras, Gregorio Gutiérrez, P. Daniel Pérez y  Francisco Pérez.

Sacerdotes  fundadores de alguna Congregación o Instituto Religioso. Que hasta hoy día siguen dando fruto. Por ejemplo, el ya mencionado Padre Yermo que funda a las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres.

El Siervo de Dios Pbro. Pablo de Anda y Padilla, sacerdote diocesano fundador de las Hijas Mínimas de María Inmaculada. El Siervo de Dios Pbro. Eugenio Oláez, III Rector del Seminario de León, que funda a las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús.

El Pbro. Gabino Chávez dará las Constituciones primeras al Instituto del Corde Iesu. El Pbro. José Mercadillo y Miranda precursor de las Hermanas Dominicas de María.

         Sacerdotes destacados en las bellas artes se hicieron presentes, de manera especial, en la literatura con los sacerdotes: P. Ángel Aranda, P. Reynaldo Puente, P. Fidel Sandoval, P. Alberto Ruiz Gaytán, P. Ramón Valle, P. Ponciano Pérez, P. Mercadillo, P. Daniel Castillo, P. Magdaleno Olvera, aún en vida: P. Eduardo Limón, P. Apolinar Torres.

         Sacerdotes educadores, importante misión del sacerdote, quien debe ver por el bien de la comunidad, fue así que podemos mencionar al P. Jesús Lira, P. Silvino Robles, P. Antonio Moreno Jamaica, P. Antonio Saldaña, P. Bernardo Chávez, P. Miguel Méndez Dávalos, P. Rosendo Zamudio, entre otros. Cada uno de ellos, hasta hoy en día sigue estando en la memoria de muchas personas por su valioso aporte a la enseñanza y cultura leonesa. Ahora sabes por qué hay escuelas con estos nombres.

         No podemos olvidarnos de los Ex seminaristas laicos, quienes abundan en diferentes épocas de la historia, destacados ex alumnos del Seminario de León, que han brillado en diferente campos del actuar humano. Como desconocer a los que se han entregado en la política, en el campo de la educación, abogados, doctores, en el sistema de seguridad del ciudadano, personas en varios oficios dignos, desde albañiles, mecánicos, músicos, comunicadores, taxistas… que siguen valorando la “marcada dejada en su corazón y en su conciencia” al paso por una temporada de su vida en las aulas del Seminario.